Sería deshonesto conmigo mismo si dejara de reconocer que siempre me he sentido acompañado y protegido por Dios. Mucho más en los momentos determinantes en los que he debido tomar decisiones que marcarían, no sólo mi vida personal y la de quienes me rodeaban, también el devenir de las organizaciones en las que he ido participando. A Él he recurrido, a través de la oración, con tanta frecuencia como he necesitado; de manera que en los malos momentos hallé consuelo, en las encrucijadas me sentí auxiliado, y en los éxitos supuso una ayuda para afrontarlos con humildad. Sin lugar a dudas, ha supuesto una ventaja haber recibido de Dios el Don de la FE y, de mis padres, la educación que la sustenta. Me permito animar, desde este sitio, a las nuevas generaciones de padres para que faciliten a sus hijos este instrumento tan poderoso y enriquecedor, como es el conocimiento de Dios.

       
       

A Él he recurrido, a través de la oración, con tanta frecuencia como he necesitado; de manera que en los malos momentos hallé consuelo, en las encrucijadas me sentí auxiliado, y en los éxitos supuso una ayuda para afrontarlos con humildad.

       

Dejando constancia de lo anterior, en este apartado se podrá hacer una idea el visitante, no sólo de la persona que tiene ante sí, también de las relaciones personales que han tenido sobre mí una incidencia significativa. De ninguna manera mi aportación a la sociedad ha dependido exclusivamente de mí. Los errores, consecuencia todos ellos de mi temperamento o de la temeridad con la que, a veces, he acometido las diversas acciones, han sido responsabilidad exclusivamente mía. Los aciertos, sin embargo, han sobrevenido de manera natural como consecuencia de los aprendizajes recibidos de un grupo de personas magistrales muy queridas para mi. Desde luego, también por los apoyos y refuerzos emanados de la convivencia familiar. De igual forma, ha sido para mi muy importante la ayuda incondicional, con su consejo y su acompañamiento, de un pequeño grupo de amigos.

Sin embargo, no están todos los que son. Existen otras personas que no se citan aquí, fundamentalmente, por no ser excesivamente prolijo. Desde estas páginas quiero hacer un reconocimiento de gratitud a todas ellas.

 

Portada | Personal | Mis ideas | Ser dirigente | Mi experiencia
Escríbeme | Libro de visitas

2009 © José Manuel Contreras Naranjo
Mapa Web | Aviso legal

Agregar a favoritos | Convertir en página de inicio | Recomendar